Últimas noticias

Petardos, diversión y sufrimiento

TravelQuinto

La navidad ha llegado un año mas a nuestros hogares y con ella los clásicos petardos, tracas y cohetes que año tras año son responsables de diferentes debates acerca de su molestia o disfrute.

autismo y petardos_22122017Detonar petardos en la vía pública, esta prohibido por casi todas las ordenanzas municipales, en concreto en Dos Hermanas existe una normativa específica acerca de estos artículos, según la información publicada por el Ayuntamiento de Dos Hermanas a través de un Bando oficial. Desde Vivir en Montequinto os queremos explicar la normativa

Entre los principales damnificados por el uso de este tipo de artículos se encuentran los niños autistas o con síndrome de Asperger, ya que para ellos los petardos son una verdadera tortura debido a la hipersensibilidad auditiva que poseen. Por ello, se tapan muy fuerte los oídos, tienen crisis de llanto, ansiedad grave y hasta llegan a auto-lesionarse. También cabe destacar aquellas personas con demencia senil y Alzeimer, que debido a su deterioro mental, no entienden muy bien a que es debido el ruido, llegando también a padecer episodios de ansiedad y llanto.

La psicóloga Carla Delgado, del Hospital Guayaquil, explica que las alteraciones del menor se producen por la hipersensibilidad en la parte auditiva y el aumento de la percepción del sonido, con los que nacen las personas con el trastorno del Espectro Autista (TEA). “Los niños  no entienden el contexto de lo que ocurre y por qué hay ese estruendo sorpresivo”.

Una investigación realizada por un grupo de especialistas del Instituto San Martín de Porres, en Argentina, reveló que los estruendos de petardos representan para las personas que sufren de autismo lo más parecido a una catástrofe. Hay una razón, el incremento del nivel de cortisol en la sangre. El  caso de los niños con Aspeger frente a este tipo de ruidos es muy similar a los niños con Autismo.

Los niños recién nacidos, también ven perturbado su descanso, sobretodo cuando, incumpliendo dicha normativa, nos aventuramos a detonar estos petardos junto a la viviendas y bajo las ventanas tras la cuales puede haber un niños o niñas con apenas días de vida, que se ven sobresaltados ante semejante estruendo. De igual modo, por este mismo motivo también se ve sobresaltado el necesarios descanso de niños y mayores convalecientes por alguna enfermedad.

En el grupo de los más perjudicados por los petardos también se encuentran los niños que tiene que ser atendidos en hospitales por quemaduras, mutilaciones, heridas, lesiones oculares o auditivas, a pesar de la prohibición expresa de que los menores manipulen y detonen este tipo de artefactos.

perros y petardos_22122017Pero sin duda, uno de los colectivos que más sufre en estas fechas es el de los perros y con ellos, sus dueños que ven impotentes como sus mascotas legan, en algunos casos a morir en sus propios domicilios. Los fuertes ruidos provocados por tracas y petardos tiene efectos perniciosos sobre los perros, tales como ansiedad, miedo descontrolado, taquicardia o, en algunos casos, la muerte.

Así las pasadas navidades nos encontramos con multitud historias de perros que se han lesionado gravemente, otros que ha muerto al precipitarse a vació desde una ventana, fruto del pánico y la desesperación así como otros cuyos dueños ha vistos ante sus ojos como morían de un infarto, a estos tristes episodios hay que sumar las múltiples huidas con resultado de atropello o perdida del animal, debido al pánico que les producen los petardos.

La fobia de las mascotas a este tipo de ruidos también está bien documentada por los facultativos y por multitud estudios que muestran que casi la mitad de los animales sufren alguno de los efectos  puede ser letal o conducir a algo parecido al “estrés postraumático”. Así, el doctor Gregory Berns, neurobiólogo especializado en el comportamiento canino, el comportamiento de los perros ante la explosión de petardos o fuegos artificiales y señala que los perros no tienen “la capacidad de racionalizar su ansiedad, y puede que sufran una forma más cruda e intensa de terror. Y eso los que tienen suerte de estar en las casas ya que la detonación de petardos cerca de un perro puede dañar su oído de forma irreversible.

En definitiva, esta tradición navideña la sufren mayormente las personas con algún tipo de trastorno mental, los ancianos, los bebes, algunos niños y los animales, sobretodo en los mutiles casos en los que a pesar de existir una normativa concreta que impide la detonación en la vía publica, alguna personas deciden que sus minutos de diversión han de anteponerse al sufrimiento que se ocasiona.

Por tanto recordamos que según una normativa expresa promulgada por el Ayuntamiento de Dos Hermanas, el lanzamiento de cohetes, quema de petardos, tracas y demás artificios pirotécnicos queda terminantemente prohivido a partir de las 22:00 horas y solo podrá efectuarse , en el horario permitido, en espacios abiertos tales como el parque de la feria, plazas y parques de Dos Hermanas y Montequinto, siendo motivo de sanción por parte de la poicia local l incumplimiento de dicha normativa. Las multas podrán oscilar entre los 500€ y los 300€ a tenor de la gravedad de los hechos y su reincidencia.

 

 

no a los petardos_22122017

TravelQuinto

Related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OFERTA 2×1