Últimas noticias

Entrevistas al Dr. Domínguez, Director Médico de Hospital San Agustín y a la Dra. Ana López Jurado sobre COVID- 19

TravelQuinto

El Dr. Domínguez nos habla del impacto y recomendaciones contra el COVID-19

El facultativo afirma que las medidas de higiene y recomendaciones son insuficientes si no actuamos todos a la vez

Joaquín F. Domínguez Escobar, es Licenciado en Medicina y Cirugía por la Universidad de Sevilla en 1991, Máster en Dirección Médica y Gestión clínica en 2018 por la UNED, médico de Urgencias y Atención primaria en ejercicio libre con 25 años de experiencia, coordinador de equipos de Urgencias a domicilio y hospitalarias entre 1997 y 2004, y director médico en Hospital San Agustín de Dos Hermanas desde 2004 hasta la fecha. Él responde a preguntas sobre el COVID-19.

dr.dominguez¿Qué tiene este virus que se contagia fácilmente?

La gran relevancia de este virus no es otra que la de ser un patógeno nuevo, lo que hace que la población no se encuentre inmunizada. Es decir, los virus ya conocidos, como los que causan resfriados comunes, son muy contagiosos, pero al haber estado en contacto con nuestro sistema inmunitario en otras ocasiones, permiten ser reconocidos por éste y actuar rápidamente fabricando defensas (anticuerpos) frente a ellos, lo que frena el avance de la infección. El coronavirus (covid-19), en cambio, al tener una estructura nueva, hasta su aparición, nunca estuvo en contacto con el sistema inmunitario humano, y por tanto las personas afectadas no pueden responder en tiempo adecuado, desarrollando la enfermedad y contagiando a otras personas de forma muy rápida y exponencial.

Si revisamos la historia con detenimiento, nos encontramos con muchos episodios en los que una población, ante la exposición de un nuevo germen, se ve muy afectada. Así ocurrió, por ejemplo, con la población indígena del continente americano tras la llegada de los colonizadores españoles.

¿Por qué las personas mayores, diabéticas, hipertensas y con problemas cardiovasculares son las más vulnerables?

Estos pacientes que denominamos “de riesgo” tienen un sistema inmunitario incapaz de responder adecuadamente a una amenaza como es la infección por un virus nuevo, bien por envejecimiento (mayores), bien por alteración debido a una enfermedad crónica. A medida que vamos envejeciendo, van agotándose estructural y funcionalmente todos nuestros sistemas (cardíaco, respiratorio, neurológico, metabólico, etc.)., lo que no permite responder adecuadamente a una situación estresante como es una infección. Los enfermos crónicos (diabéticos, cardiópatas, broncópatas, etc), ante una infección de este calibre y sin inmunidad previa se pueden descompensar fácilmente permitiendo el avance de la infección de forma muy rápida.

¿Cuál es la diferencia con la gripe estacional?

A medida que va avanzando la infección por el coronavirus, nos damos cuenta de que existen mayores diferencias con los patógenos conocidos hasta la fecha. No obstante, su comportamiento es muy similar al de otros virus. La diferencia con el virus influenza radica nuevamente en la existencia de una inmunidad de la población, aunque en el caso de la gripe hablamos de una inmunidad adquirida gracias a las campañas de vacunación, pues sin ellas, probablemente tendríamos anualmente pandemias como la que estamos viviendo. Sabemos que la gripe es estacional, pero aún no sabemos si este nuevo virus lo será o creará una inmunidad permanente. Tanto la gripe como el covid-19 son virus muy contagiosos, afectan de forma leve a la mayoría de los enfermos, existiendo un porcentaje menor de pacientes en los que ocasionan complicaciones como la neumonía (pacientes de “riesgo”). En ambos casos, los datos clínicos son similares (fiebre y tos y dificultad respiratoria, en su mayoría), si bien los datos radiológicos están siendo muy característicos en el caso del coronavirus, lo que nos ayuda al diagnóstico diferencial.

Siguiendo las recomendaciones sanitarias de estar a un metro de distancia de otra persona, no salir, lavarse las manos,… ¿se evita el contagio?

La aplicación de todas estas medidas pretende evitar la transmisión del virus de un individuo a otro, dado que el virus se transmite a través de las gotitas de Flügge, que son desprendidas por nuestro aparato respiratorio con la saliva o el moco a una distancia entre 1 y 2 metros.  Las gotitas de Flügge son partículas diminutas expelidas al hablar, toser, estornudar, respirar, y pueden transportar gérmenes infecciosos de un individuo a otro. Estas partículas miden de 0.5 a 10 micrómetros, y pueden permanecer hasta 30 minutos en el aire en suspensión.

Pero la forma de contagio más evidente es a través de las manos, pues al llevarlas a las zonas respiratorias (nariz, boca) de forma involuntaria al toser o estornudar, se contagian y permiten la transmisión a todo lo que tocamos. De ahí la gran relevancia del lavado de manos. Todas estas recomendaciones son muy necesarias, realmente imprescindibles, aunque son insuficientes si no actuamos todos a la vez. Nuestro objetivo es frenar el avance rápido de la infección.

¿Hasta cuándo hay que seguir manteniendo estas medidas?

Según los epidemiólogos, existe un momento en el que la curva de evolución de una pandemia alcanza un punto de inflexión, comenzando a descender. Cuando empecemos a ver el comienzo de este descenso, estaremos en condiciones de saber el tiempo que aún debemos mantener estas medidas. Existe otro momento en que los pacientes curados superarán a los afectados, es entonces cuando podremos empezar a decir que estamos venciendo a la infección.

¿Cuándo se espera el pico más alto de la enfermedad?

Para poder conocer el momento de inflexión de la enfermedad, hay que esperar al menos 5 días desde que se toman acciones relevantes. Con las medidas estrictas que se han adoptado por las autoridades sanitarias, como el confinamiento o el cierre de fronteras, se estima que durante la semana próxima podrá alcanzarse el punto más alto de casos afectados.

Estamos en una situación que también genera ansiedad, ¿qué se puede hacer para paliarla?

Es indudable que todos nos encontramos en una encrucijada en la que nunca nos hemos visto. El miedo, la incertidumbre, la preocupación que observamos en las declaraciones de las autoridades, la situación excepcional de un confinamiento en nuestro domicilio, etc,. todos son factores que producen en las personas una ansiedad generalizada que en ocasiones lleva a una histeria colectiva. En estos momentos o situaciones excepcionales hay que echar mano de nuestra capacidad de resiliencia. Hemos de adaptarnos al cambio con voluntariedad, determinación y decisión. Mi consejo es que debemos mantener una disciplina diaria para mantenernos ocupados, donde no falten los momentos de trabajo, de deporte, de ocio y de relax.

Como profesional médico, ¿qué sería una urgencia para acudir a un centro médico y qué no?

En las circunstancias en las que nos encontramos, se hace más necesario saber cuándo, cómo y para qué acceder a los servicios médicos. Lo más importante es ser responsable. Aunque esta situación debería ser en todo momento, ahora resulta más necesario para evitar la sobresaturación de nuestros recursos sanitarios. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), una urgencia se define como la aparición fortuita de un problema médico de causa diversa y gravedad variable que ocasiona una necesidad inminente de atención de la persona que lo sufre. Por tanto, no es una urgencia todo problema médico que no requiera atención inmediata. Todo el mundo entiende que un dolor torácico opresivo de aparición brusca requiere atención sanitaria urgente., mientras que un dolor de garganta sin afectación del estado general no es una urgencia, puede esperar. Por último, quiero resaltar que disponemos de un sistema sanitario nacional preparado para afrontar este tipo de situaciones. Las redes hospitalarias públicas y privadas están en estos momentos a disposición de las autoridades sanitarias competentes. Estamos ante un grave problema de salud pública que necesita la colaboración y responsabilidad  de todos.

La Dra. Ana López Jurado informa sobre cuestiones médicas derivadas del Covid-19. La Dra. Ana López Jurado es médico generalista de Hospital San Agustín

Dra. Ana Lopez JuradoLa Dra. Ana López Jurado, es médico generalista por la Universidad de Sevilla. Durante años compartió el ejercicio de su profesión tanto en el ámbito privado -en la antigua Clínica ORL- como en el público en el Centro de Salud de Utrera, a la que reconoce como su segunda tierra. Por razones familiares se decantó por el ejercicio de la medicina privada y continúa ejerciendo su profesión actualmente en el Hospital de San Agustín. La actividad laboral de la Dra. Ana López Jurado se divide entre la atención primaria y las urgencias. Como médico documentalista  se dedica también a la codificación y documentación en este centro médico.

 La Dra. Ana López Jurado responde a cuestiones sobre todo lo que se deriva del Covid-19.

Estamos ante una situación de confinamiento que obliga a estar en casa para prevenir el contagio y que ha cambiado de forma radical nuestras rutinas, ¿qué recomienda para el día a día?

Lo fundamental es establecer una rutina. El ser humano es un ser disciplinado, nuestro propio organismo tiene un “horario”, el llamado ritmo circardiano y los ritmos biológicos; el sueño reparador es el nocturno, se producen determinadas hormonas a ciertas horas, se llenan los depósitos de aquellas sustancias que son importantes y que hemos ido gastando etc… En cualquier ámbito de nuestra existencia la disciplina es fundamental. Ya llevamos 14 días en casa y esto nos permite corregir errores de los primeros días. Es difícil encajar tantas piezas de este rompecabezas nuevo que tenemos encima de la mesa:  hay que compaginar la actividad laboral a través de internet de los padres, las tareas del hogar, las tareas de los pequeños, los ratos de ocio, el cuidado de nuestros mayores,… Una forma de organizarlo sería establecer un horario en torno al eje de las comidas: una hora para levantarse y desayunar, una hora para la comida la merienda y la cena y los espacios entre estas actividades básicas lo vamos a ir llenando con todas estas actividades que hemos dicho, sin olvidarnos de esos minutos necesario para estar “conmigo”, para dedicarlo a mi persona.

Los mayores son uno de los colectivos más vulnerables, ¿qué consejos le daría?

Un mensaje fundamenta: no salir de casa. Es tarea de hijos, de vecinos, de voluntarios el estar en contacto con ellos varia veces al día por teléfono, por whatsapp,  por vídeoconferencia o a través del balcón de la casa; tienen que sentir que estamos ahí a su lado a pesar de las distancias. Hemos de ayudar en la compra de alimentos, ir a la farmacia o llevarles la prensa. Es necesario la llamada de su médico de cabecera de vez en cuando y dentro de las posibilidades de cada uno. Todos tenemos la obligación ineludible  de protegerlos; nos toca devolver  todo lo que han hecho por nosotros. Estos días, en la consulta estamos llamando a los pacientes para intentar resolver problemas telefónicamente o para saber cómo están y es impresionante oír su voz llena de agradecimiento por un gesto tan simple como una llamada.

Muchas personas hacían ejercicio por prescripción facultativa, ¿qué pueden hacer ahora desde sus casas?

Hay que continuar con el ejercicio. Tan fácil como dar varias vueltas a la casa cada día, pedalear sentados en una silla, hacer pesar con un kilo de arroz o un bote de mayonesa, aprovechar la Wii de nuestro hijos para hacer tablas fáciles y toda la familia. Youtube pone a nuestro alcance tablas de ejercicios de estiramiento básicos, y las personas que ya venían practicando Tai Chi o Yoga, recuperar su rutinas igual que si estuviesen en el gimnasio. En el caso de personas mayores que vivan solas es un poco más difícil pero siempre es posible “el paseíto por casa” cada cierto tiempo.

 En cuanto a la alimentación, el hecho de estar más tiempo en los hogares hace que la cocina sea uno de los “entretenimientos”, ¿qué precauciones debemos tomar para no lamentar daños colaterales a esta crisis?

El hecho de estar en casa como medida preventiva  no supone que  nuestra hipertensión, nuestra diabetes o hipercolesterolemia vaya a vivir al cuartillo de la azotea, están con nosotros como siempre y requieren de nuestros cuidados. Por tanto volvemos a nuestra disciplina alimentaria, debemos seguir nuestro cuadrante semanal combinando  proteínas, hidratos, verduras. Es cierto que esta situación puede favorecer  la “vagancia” y dar lugar a impulsos incontrolados por comer; para ello volvemos a repetir las palabras mágicas: actividad y disciplina. Tendremos a mano frutos secos naturales, alguna verdura, fruta, yogur al que recurrir si el impulso nos desborda.

Las personas alérgicas, ahora que comienza la primavera, ¿qué indicaciones deben seguir?

Básicamente la misma de todos los años,  ventilar las casas 10 minutos por las mañanas, limpiar el polvo con un trapo húmedo para arrastrarlo, no estar cerca de plantas  y seguir el tratamiento prescrito por su alergólogo.

Los alérgicos, ¿pueden tener algunos síntomas similares a los que provoca el COVID-19?, ¿cómo podrían diferenciarlos?

En el caso de las alergias nos vamos a encontrar con estornudos, con picor faringeo que provoca tos, con picor ocular y urticarias. Sensación de “pitos” o ruidos en el pecho . En el coronavirus los síntomas claves van a ser tos seca y continua, fiebre, malestar general y dificultad para respirar.

El paciente alérgico  normalmente reconoce sus síntomas de temporadas anteriores. Ante la duda, deben llamar a su médico por teléfono y establecer entre ambos la conducta a seguir.

Y ante cualquier duda, ¿no acudir a un centro sanitario sino llamar?

Sin dudarlo llamar por teléfono excepto en caso de urgencias, para evitar el colapso de los servicios médicos, sobre todo en estos días que se consideran como “los más duros” de esta pandemia en España.

En nuestro hospital los médicos de atención primaria hacemos consulta telefónica, es decir nos ponemos en contacto con el paciente, si se trata de algo que se puede resolver por teléfono o correo electrónico. Si es necesario ver al paciente para explorarlo y valorarlo concertamos una cita horaria para evitar el cúmulo de personas en el servicio.

Si es necesario acudir a urgencias por favor un ruego: desde la entrada al centro informar si se ha estado en contacto con alguna persona de riesgo o hemos estado en alguna de las zonas afectadas, parece una tontería, pero si se informa al personal y es posible seguir el protocolo y evitar contactos innecesarios.

 Ahora también se está más expuesto a la automedicación, ¿qué diría al respecto?

En ese sentido tampoco ha cambiado los directrices anteriores al 14 de marzo: no es bueno automedicarse, consultar con su médico, su enfermera de enlace o su farmacéutico antes de tomar un medicamento.

 Este shock de cambio de vida también está produciendo estados de estrés y ansiedad, hipocondría,… además de la medicación para aquellas personas que ya tuvieran diagnosticado ¿qué pautas se deberían seguir?

Los nazarenos como todos los andaluces somos gentes de luz y de vivir en la calle, lo heredamos de romanos y árabes y por eso nuestras casas tenían azoteas y patio central; nos gustan los parques y los jardines, las terrazas y las reuniones familiares y de amigos.

Esta situación de aislamiento va a ser difícil para todos, con momentos buenos y otros menos buenos a lo largo del día y más intensos en personas con antecedentes de trastornos de ansiedad.

En estos momentos escuchar música relajante, ejercicios de respiración controlada, tablas básicas de Tai Chi o Yoga  nos ayudarán a controlar. Es necesario grabar en nuestra mente una idea: “no somos prisioneros”,  estamos en casa porque libremente  queremos cuidarnos y cuidar de los nuestros y de todos los que nos rodean.

Como médico y pese a que estamos en un momento delicado, ¿qué mensaje lanzaría a la población?

  Todo va a pasar, seguro. Muchos van a quedar en el camino, pero muchos más van a sobrevivir. No podemos dejar paras esta oportunidad para reflexionar,  y plantearnos una nueva forma de vivir tras esta tormenta.

 Me impactó un mensaje de Whatsapp que básicamente decía que antes podíamos abrazar a nuestro seres queridos y amigos, podíamos verlos, podíamos disfrutar de un rato de charla, de una comida, de una película: “éramos ricos y no lo sabíamos”. Pues bien, ahora si lo sabemos, sabemos que contamos con nuestros vecinos y con toda la humanidad.: somos muy ricos. Y por favor, quedaros en casa.

 

Línea telefónica médica de HSA para facilitar servicios de salud

La línea telefónica médica estará atendida por facultativos del centro

Hospital San Agustín (HSA) ha puesto en marcha una línea telefónica médica al objeto de seguir ofreciendo a sus pacientes, y a los usuarios con seguro médico privado asociado a nuestro centro, la mayor atención posible en esta situación de crisis sanitaria que estamos viviendo y que ha venido provocada por el Covid-19.

 

La línea telefónica médica atenderá consultas de seguimiento de pacientes, renovación de medicación o cambio de tratamientos, firma de recetas o cualquier consulta referente a una dolencia o patología y que no requiera presencia física.

 

Tras la línea telefónica médica estarán facultativos que son miembros del Equipo de Atención Primaria del Hospital. Así, de lunes a viernes, de 9.00 a 14.00 horas, los responsables de las mismas serán los doctores Ana López, Isabel Pérez, Yusmina Martínez y José Segura. De lunes a jueves, en horario de tarde, concretamente de 16.00 a 19.00 horas, las consultas serán atendidas por los doctores Manuel Rencoret, José Segura, Hicham Guermoudi y Joaquín Domínguez.

 

Los pacientes que llamen a la línea telefónica médica deben identificarse con su nombre y apellidos, nombre de la aseguradora y número de póliza.

 

En caso de que hubiera varias llamadas simultáneas y todos los médicos estuviesen ocupados se tomaría nota del teléfono del paciente y se le llamaría en cuanto alguno se quedase libre.

 

De esta forma, Hospital San Agustín se adapta a las circunstancias derivadas del Estado de Alarma -decretado por el Gobierno Central para evitar la expansión y propagación del Covid-19 y que recoge como norma fundamental el confinamiento- y pone a disposición de los pacientes sus servicios médicos a través de este sistema.

 

El número de teléfono – con tarifa de servicio de línea fija- al que se tienen que dirigir aquellos que lo necesiten es el siguiente: 6485973064001.

 

Este servicio se mantendrá operativo mientras dure el Estado de Alarma. En HSA, la salud es nuestro principal objetivo.

 

 

TravelQuinto

Related posts

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

OFERTA 2×1