Últimas noticias

Contra la factura de la luz, eficiencia energética

Banner Fomentto

Un aparato eléctrico eficiente puede consumir tres veces menos y una vivienda tipo A puede gastar un 70% menos una de clase G

En estos días se está celebrando la “Semana de la eficiencia energética” dentro de la Campaña para la promoción de un consumo responsable, sostenible, solidario que está desarrollando con el apoyo de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía planteando a los consumidores que apuesten por el ahorro de energía.

Un primer paso sería aprender a utilizar los aparatos eléctricos correctamente, y es que en los últimos años, y de forma paralela al desarrollo de nuestra sociedad, se ha producido un  aumento considerable del consumo de energía; un ejemplo de este incremento lo encontramos en los propios hogares: en Andalucía, aproximadamente el 30% de la energía eléctrica es consumida en el sector residencial, siendo los electrodomésticos los aparatos eléctricos que más energía consumen (hasta un 50%).

¿Cómo se puede hacer un consumo eficiente de energía?

  • Sustituyendo las bombillas incandescentes por las de bajo consumo.
  • Apagando las luces cuando no se necesiten, lo mismo que la radio o el televisor, cuando no le estemos prestando atención, y el ordenador si no lo estamos usando.
  • Desconectando completamente los electrodomésticos que tengan posición de “stand by”, pues aún apagados están gastando energía.
  • Sacándole el máximo rendimiento a electrodomésticos como la lavadora o el lavavajillas, vitrocerámica.
  • Debemos moderar la utilización de los pequeños electrodomésticos que generan calor.
  • Mantener la climatización optimizando el gasto de energía. Además, tanto la calefacción como el aire acondicionado deben utilizarse con moderación: en invierno 20 ºC y 25 ºC en verano.
  • Apostar por las energías limpias.
  • Haciendo nuestras viviendas más eficientes, mediante la utilización de elementos aislantes, por ejemplo.
  • Sustituyendo nuestros electrodomésticos por unos energéticamente más eficientes.

¿Qué son los electrodomésticos eficientes?

La eficiencia energética de un electrodoméstico es la capacidad de un aparato eléctrico para realizar su función con un consumo de energía menor.

En este sentido, la etiqueta energética es una herramienta informativa que permite saber de forma rápida y sencilla la el nivel de eficiencia. Es obligatoria en la Unión Europea, desde 1994, para los frigoríficos y congeladores, lavadoras, lavavajillas, secadoras, lavadoras – secadoras, fuentes de luz domésticas y hornos eléctricos.

Las etiquetas tienen una parte común, que hace referencia a la marca, denominación del aparato y clase de eficiencia energética; y otra parte que varía de unos electrodomésticos a otros, y que hace referencia a otras características, según su funcionalidad: por ejemplo, la capacidad de congelación para frigoríficos o el consumo de agua para lavadoras.

Existen 7 clases de eficiencia, identificadas por un código de colores y letras que van desde el color verde y la letra A para los equipos más eficientes, hasta el color rojo y la letra G para los equipos menos eficientes. Además incluye hasta 3 clases adicionales de eficiencia energética: A+, A++ y A+++.

Es muy importante saber que el consumo de energía, para prestaciones similares, puede llegar a ser casi tres veces mayor en los electrodomésticos de clase G, que en los de clase A. Si a eso unimos el hecho de que la mayor parte de los equipos (a excepción de las fuentes de luz) tiene una vida media que supera los 10 años, nos encontramos con que el ahorro en la factura eléctrica de los más eficientes (clase A), con respecto a los menos eficientes (clase G), puede superar, dependiendo del tamaño del aparato, los 600 euros a lo largo de su vida útil, por lo que su precio de compra más elevado queda compensado.

  • Esta tabla muestra las relaciones de consumo según el etiquetado energético

tabla energética-15032017

Las viviendas también tienen etiqueta energética

Desde 2013, las viviendas en venta o alquiler deben disponer de etiqueta energética. Se trata de un certificado por el que se verifican las características energéticas, obteniendo una calificación que permitirá determinar la calidad de la vivienda desde un punto de vista de ahorro energético, valorando elementos como: calefacción, agua caliente sanitaria, iluminación, aire acondicionado, tipo de cocina, además de los elementos ‘envolventes’, como ventanas, puertas, chimeneas, muros, tejados, suelo, paredes, forjados….

Esta etiqueta es similar a la de los electrodomésticos y clasifica las viviendas desde la clase ‘A’ a la “G”. La ‘A’, en color verde, significa que la vivienda/edificio está en el nivel más alto de eficiencia, con un consumo de energía menor al 55% de la media. Los de la letra ‘G’ la llevarán los menos eficientes y gastan un 125% superior a la media. Una vivienda calificada como ‘A’ puede tener un gasto hasta un 70% inferior a uno de la clase ‘G’. Es importante tenerlo en cuenta a la hora de comprar o alquilar.

La etiqueta debe incluirse en toda oferta, promoción y publicidad dirigida a la venta o arrendamiento del edificio o unidad del edificio. Desde la fecha de su emisión tendrá una validez de 10 años. No tener el certificado puede suponer sanciones de hasta 600.000 euros, en función su gravedad.

Related posts

Deja un comentario