Últimas noticias

El verano, tiempo de jugar como niños

Banner Fomentto

En estas fechas la temperatura, el tiempo libre y las largas jornadas con luz natural hacen que pasemos parte de nuestro tiempo, de viaje, en el parque, en las piscinas etc disfrutando de la familia y sobretodo con los más pequeños.

Por ello os queremos facilitar un listado de divertidas formas de pasar el rato con nuestros hijos, sobrinos o nietos de una forma sana, barata y educativa. Muchos de vosotros recordareis algunos de estos juegos que, por algún motivo, han ido quedando en el olvido pero no por eso son menos divertidas tanto para los pequeños de la casa, que disfrutarán de un juego nuevo como para los no tan pequeños que podremos disfrutar como antes.

niños_07072017Juegos tranquilos para los viajes

Contar un cuento

Un adulto da las pistas clave: objetos, personajes, lugares… Los niños deben crear una historia organizada que contenga todos los elementos que les han dado. Una forma estupenda de enseñarle a inventar un cuento.A partir de 4 años.

Veo veo

Uno formula la frase mientras piensa en algo que está viendo constantemente durante el trayecto: “Veo, veo”. Otro pregunta: “¿por qué letrita empieza?”. El primero contesta y los demás deben adivinar en qué está pensando. A partir de 5 años.

Responda otra vez

Consiste en adaptar el famoso concurso de televisión –1, 2, 3– en el que el presentador pide que los concursantes –agrupados por parejas o individualmente– enumeren objetos, clases de animales, nombres de lugares… Y así elaboran una lista hasta que se equivoquen o repitan respuesta. Tras unas cuantas rondas, ganará la pareja o el niño que más respuestas acertadas tenga. A partir de 6 meses.

La frase más larga

Uno dice una palabra. El siguiente repite esa palabra y añade otra. El tercero repite las anteriores y añade otra más. Y así hasta que se forme una frase con elementos del paisaje. Hay que ser rápido en añadir palabras y así, cada frase que surja será de lo más disparatada. A partir de 8 años.

Palabras encadenadas

Uno dice una palabra para que el siguiente diga otra que empiece por la última sílaba de la anterior. Si al siguiente no se le ocurre ninguna, queda eliminado. El juego se acaba cuando sólo queda un niño sin eliminar. A partir de 6 años.

jugando en la playa_07072017Juegos para la playa

Rayuelas en la orilla

Consiste en aprovechar la parte húmeda de la arena cuando es amplia, para dibujar una rayuela con forma espiral que contenga diez casillas y un centro con la palabra “cielo”. Se tira una piedra y se salta a la pata coja, sin pisar la casilla de la piedra. A la vuelta se recoge y salta el siguiente. Cada vez se tira a una casilla más próxima al centro y, si por error, la piedra cae en él, habrá que empezar de nuevo. Gana el que llegue antes al “cielo”. A partir de 6 años.

Carrera de pantalones bajados

Nada más llegar a la playa, aléjate del lugar donde vais a situaros y traza una línea de salida y una meta. Haz que los niños se pongan en la línea y se bajen la ropa a los pies. Da la orden de salida para que echen a correr. Se partirán de risa viendo cómo caminan y más de uno acabará arrastrándose para llegar el primero. Es una variante casera de las carreras de sacos, pero… ¡ojo con llevar el bañador puesto! A partir de 4 años.

Las tres en raya

Se escogen tres piedras blancas y tres negras. Se dibuja en la arena el tablero: un cuadrado con una casilla en cada esquina, otra en el centro de cada lado y otra en el centro del cuadrado. El primer jugador –que tiene las blancas– sitúa su primera piedra en el centro del cuadrado. El otro – propietario de las negras– elige dónde poner su piedra. El turno vuelve al primer niño que sitúa su segunda piedra para hacer tres en raya blancas o impedir que el otro niño haga tres en raya negras. Todas las piedras pueden colocarse en cualquier casilla menos en la del medio, que permanece inmóvil. A partir de 7 años.

Encontrar el tesoro

Alguien se encarga de esconder un objeto enterrado en la arena mientras los niños se tapan los ojos.Después, tendrán que descubrir dónde se encuentra y desenterrarlo. Para dar pistas, se puede decir “frío, frío”, si se alejan del tesoro o “templado”, “caliente” o “que te quemas”, según se aproximen a objeto.A partir de 5 años.

 

La gallina ciega

El que la liga se pone un pañuelo tapándole los ojos. Los demás le marean dándole vueltas para que se desoriente. Después, todos se alejan y se dispersan mientras le llaman: gallinita, gallinita, ven por mí. Cuando la gallina ciega consiga atrapar a uno, éste se la ligará. El suelo blando atenúa las caídas y la posibilidad de atrapar a cualquiera que pasee por la playa aumenta la diversión. A partir de 5 años.

Canasta en la arena

Consiste en hacer un agujero en la arena, situarse a cierta distancia y tirar a colar piedras en el agujero.Los que lo consigan, dan un paso atrás y vuelven a tirar y así hasta que sólo quede uno. A partir de 4 años.

Happy swimmers
Happy swimmers

Juegos para el campo y la piscina

Sangre

Colocados en círculo, todos se ponen el nombre de un país. Un niño lanza la pelota al aire y dice “declaro la guerra a mi peor enemigo que es…” Y grita el nombre de un país mientras los demás escapan. El “país” nombrado debe coger la pelota y gritar: ¡SANGRE! o ¡PIES QUIETOS! Los demás quedarán inmóviles y el que tiene la pelota deberá intentar dar a alguien después de dar tres pasos. Si le da, quedará HERIDO. Si es la segunda vez que le dan, quedará herido GRAVE y si es la tercera, estará MUERTO y eliminado. Si el que lanza falla, el herido es él y si alguien mueve los pies también. Al que han dado es el siguiente que debe declarar la guerra. A partir de 7 años.

El escondite

Un niño cuenta hasta veinte de espaldas en un árbol establecido como “CASA”. Los demás se esconden y él tendrá que buscarlos. Cuando ve a uno, debe correr a la “CASA” a decir su nombre y su escondite. Los escondidos deben aprovechar los paseos del que se la liga para correr a la “CASA” y salvarse. Los que se salvan gritan “¡por mí!” y el último debe salvar al resto diciendo: “por mí y por todos mis compañeros”. En tal caso, el que la ligaba, se la volverá a ligar. De lo contrario, la ligará el que haya sido descubierto el primero. A partir de 5 años.

Carrera de aguadores

Los pequeños cogen un recipiente de plástico lleno de agua y comienzan una carrera en la que tú les vas diciendo lo que deben hacer. Les indicarás hacia qué árbol dirigirse, si deben hacerlo a pata coja o dando vueltas sobre ellos mismos, así como subir a una roca o saltar desde ella. Al finalizar el juego, ganará el que más agua conserve en el recipiente. A partir de 4 años.

Cocodrilos y tortugas

Un niño hace de cocodrilo y establece cuál es su casa –un rincón de la piscina, por ejemplo–. Los demás hacen de tortugas. El cocodrilo debe intentar atraparlas, tumbado en el agua y reptando por el fondo con las manos. De esta manera, se convertirán en estos reptiles. Las tortugas intentarán escapar en cuclillas y llegar a la casa del cocodrilo. Si una lo consigue, podrá convertir a un cocodrilo en tortuga. A partir de los 4 años.

El reto

Se juega por parejas. Cada niño coge un extremo del flotador y se impulsa hacia el frente dando patadas al agua para conseguir que su compañero recule. Puede que te toque hacer de juez para ver cuando el flotador se mueve hacia un lado o el contrario. A partir de 5 años.

Flotadores de choque

Los niños se sientan sobre el flotador y se impulsan para acercarse unos a otros con el fin de zarandear al contrario y hacerlo caer. Gana el que permanezca sentado sobre el flotador. A partir de 6 años.

Esperamos que estos juegos os sirvan de inspiración para recordar nuestra niñez de la mano de los pequeños y que sirvan tambien para divertirnos todos en esta recta final del verano. 😉

Related posts

Deja un comentario