Últimas noticias

Los beneficios de la cerveza

Banner Fomentto

La cerveza es una bebida fermentada, elaborada a partir de ingredientes naturales que contiene vitaminas y minerales, además de ser fuente de compuestos bioactivos como los polifenoles, por lo tanto, el consumo de alimentos ricos en este tipo de compuestos podría ayudar a disminuir enfermedades cardiovasculares, neurodegenerativas o diabetes así como a disminuir los triglicéridos y el colesterol LDL.

 

CervezaHoy en día, todos sabemos que el consumo moderado de cerveza, al igual que el vino tinto, puede ayudar a protegernos contra enfermedades del corazón, pero además, diversas investigaciones recientes tanto nacionales como internacionales, demuestran que la cerveza también puede ser buena para otros aspectos de la salud ya que a los componentes no alcohólicos de la cerveza se le atribuyen beneficios en la salud por sus propiedades antioxidantes y antiinflamatorios.

Personas con enfermedades degenerativas como el Alzeimer, así como el colesterol, la meopausia y enfermedades oseas entre otras, encuentran en la cerveza un gran aliado a la hora de mejorar algunos de los síntomas, gracias a la concentración de minerales, vitaminas, aminoácidos, ponifenóles y demás nutrientes que se concentran en la cerveza.

En el año 2015 se publicó un estudio en las revistas Atherosclerosis y Nutrition Metabolism and Cardiovascular Disease, en donde quedaba patente que los marcadores inflamatorios y la estabilidad de la placa de ateroma (cúmulo de grasa en la arteria) relacionados con la enfermedad cardiovascular se vieron reducidos tras la ingesta moderada de cerveza, dicha investigación estudió a un colectivo de pacientes con elevado riesgo cardiovascular de entre 55 y 80 años, a los que se les suministró durante 28 días una bebida destilada sin polifenóles, cerveza tradicional y cerveza sin alcohol, sin sobrepasar el consumo moderado

La cerveza contiene altos niveles de silicio, que está vinculado a la salud de los huesos. En un estudio realizado en 2009 en la Universidad de Tufts y en otros centros, los hombres y las mujeres de más edad que bebían una o dos bebidas al día tenían una mayor densidad ósea. Sin embargo, el consumo excesivo también se relacionó con un mayor riesgo de fracturas.

Tambien tiene un bajo contenido en sodio, un elemento que en exceso puede ser causa desde derrames cerebrales a problemas renales. La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda que la ingesta sea inferior a los dos gramos diarios. Una caña contiene nueve miligramos de sodio, además la cerveza contiene un alto nivel de potasio, lo que unido al bajo porcentaje de sodio hace que sea diurética. Un estudio realizado en Finlandia encontró que hombres que bebían una botella de cerveza al día redujeron su riesgo de desarrollar cálculos renales en un 40 por ciento. Al estar compuesta en un 93% de agua, ayuda a que las personas que padecen hipertensión arterial. Una teoría es que el alto contenido de agua de la cerveza ayudó a mantener los riñones trabajando o el lúpulo en la cerveza ayuda a evitar la formación de piedras.

Un estudio holandés encontró que los participantes bebedores de cerveza tenían un 30 por ciento de los niveles más altos de vitamina B6. La cerveza también contiene vitamina B12 y ácido fólico. Al ser rica vitaminas y antioxidantes, también es estupenda para reforzar nuestras defensas. Si la bebemos de forma moderada, unos dos o tres vasos a la semana, por ejemplo, evitaremos muchos resfriados, dolores musculares o articulares y mejorará también nuestra salud cardíaca.

Por si todo esto fuera poco, a pesar de su mala fama, la cerveza tiene pocas calorías y grasas saturadas. Aunque parezca mentira, los refrescos de cola o con gas que solemos tomar son mucho más calóricos, de hecho en ninguno de los estudios realizados la composición corporal de los participantes se vio afectada tras el consumo moderado de cerveza. Así, el peso, el índice de masa corporal o la relación cintura-cadera no se vieron alterados tras la ingesta moderada de cerveza. La cerveza tiene, por lo general, pocas calorías y escasas grasas saturadas. La cantidad exacta es de 43 calorías por 100 ml. Así pues, si bebes un vaso de 250 ml, obtendrás unas 90 calorías de media.

Es evidente que no solo no debemos renunciar a este pequeño placer tan arraigado en nuestra cultura, si no que un consumo moderado también puede formar parte de una vida saludable. Por lo que podemos aprovechar estas fechas de intenso calor para refrescarnos con una buena cerveza y pasar un rato agradable entre amigos.

 

Related posts

Deja un comentario