Últimas noticias

COMO AFRONTAN LOS/AS PEQUES LA LLEGADA DE UN/A HERMANITO/A. COMO TRATAR LOS CELOS.

Banner Fomentto

Todos los papás y mamás se hacen mil cuestiones antes de tener un segundo bebé, y una de ellas es la inquietud que despierta la incertidumbre de cómo el primer bebé afrontará la llegada de un hermanito o hermanita.

Son muy frecuentes los cambios en la conducta del primero/a hijo/a con la llegada del segundo/a, y no es más que un periodo de adaptación que al igual que los papás y mamás, los hijos/as también tienen que pasar. Ocurre que a veces por falta de información o miedo a los cambios conductuales y aparición de celos, los padres y madres no saben cómo afrontar la nueva situación familiar. Generalmente salta la alarma cuando aparecen diversos síntomas o cambios nuevos en nuestro primer bebé, como por ejemplo:

                .- Cambios de humor. En ocasiones pueden manifestarse enfadados sin motivo aparente,  mostrándose desobedientes, presentando rabietas e incluso a veces pueden molestar al hermano/a más pequeño como llamada de atención. En ocasiones su estado de ánimo puede ser de tristeza y decaimiento, e incluso a veces pueden manifestar que nos se sienten queridos, ya que se vuelven inseguros.

Rabieta

                .- Cambios conductuales. Es posible que vuelvan a aparecer conductas que fueron eliminadas antes del nacimiento del nuevo hermanito o hermanita. Pueden dejar de controlar los esfínteres (se hacen pis en la cama, en el parque…), dejar de comer o poner impedimentos con diferentes comidas,  querer dormir en la habitación nuevamente con papá y mamá, aparece el insomnio y miedo a dormir solos, se comportan de manera distinta con los iguales… En muchas ocasiones vuelven a tener conductas más infantiles, como reclamar el biberón o chupete, chuparse el dedo…

                .- Cambios en el lenguaje. Ocurre en ocasiones que dejan de hablar con la misma fluidez que ya lo hacían y su lenguaje se vuelve más infantil. También pueden dejar de hablar por completo o tener problemas en la pronunciación de algunos fonemas.

Algunos de los cambios que pueden ocurrir y de los cuales algunos hemos nombrados, son normales con la llegada de un nuevo miembro a la familia, y tampoco los papás y mamás deben alarmarse en exceso, ya que generalmente cuando se supera el periodo de adaptación,  todos estos cambios desaparecen y poco a poco todo vuelve a la normalidad.

Desde centros juega y aprende, os facilitamos algunos consejos que harán más llevadera esta situación que aunque es normal, a veces preocupa bastante.

                .- Es importante que le prestemos la misma atención que antes en la medida de lo posible, y que le tratemos con amor, paciencia y comprensión, de forma que se sienta arropado. Si antes dedicábamos un tiempo a jugar con él, a leerle un cuento, etc, es importante que intentemos no perder estas rutinas.

Familia leyendo

                .- Hay que darle tiempo, los cambios ocurridos tiene que asimilarlos poco a poco.

                .- Podemos hacerle sentir el/la hermano/a mayor y a ambos hermanos los reyes de la casa, de forma que se sienta igual de importante que el pequeño/a. Es muy importante que no existan comparaciones entre ellos. En el caso de que le hagamos sentir el/la hermano/a mayor, podemos darle alguna responsabilidad  para que se vea así mismo/a importante y valorado/a.

                .- Para no premiar las llamadas de atención que realiza manifestando su mal comportamiento o cambios conductuales negativos, debemos ignorar estos comportamientos, ya que si no lo hacemos de esta forma, estamos reforzando la aparición de los mismos. En contraposición, debemos prestar atención y premiar su buen comportamiento, de manera que influyamos en la aparición de los mismos; así conseguiremos hacer aparecer la buena conducta y eliminar la que no queremos que ocurra.

                .- En el caso de que muestre conductas infantiles (nos pida el biberón, se chupe el dedo), no debemos negarle rotundamente su propuesta. Hay que actuar con naturalidad, pues es su forma de mostrar que quiere ser como el hermano o la hermana… si lo tomamos de forma normal, él o ella va a darse cuenta que no quiere comportarse como un bebé y pronto abandonará la nueva conducta, pero siempre que no influya en la actitud del papá y la mamá ni observe que llama la atención con este comportamiento.

                .- En algunos casos es necesario explicar verbalmente la nueva situación. Podemos hablar con nuestro hijo o hija y explicarle que ha llegado un nuevo miembro a la familia y que él sigue siendo igual de importante. Que papá y mamá lo quieren igual y que ahora es él o ella el/la hermano/a mayor. El diálogo con nuestros/as hijos/as es muy importante.

                .- También aconsejamos tener un momento o tiempo de encuentro con toda la familia. Pueden dedicar un tiempo a jugar todos juntos, a reír, a cantar, a leer…

Familia

Si emocionalmente la familia es estable, estos episodios serán pasajeros. Todo volverá a su cauce.

Related posts

Deja un comentario